Avelino Hernández Hernández

REFLEXIONES


Héctor Hernández Parra


NUESTRA GENTE

Una oportunidad para disfrutar y paladear una taza sin asa y con el emblema característico de lo que fue la extinta paraestatal que debió garantizar lo inmejorable, para preservar nuestro oro negro, el café, con Avelino Hernández se puede adquirir esta experiencia con la seguridad de que ha seleccionado los mejores granos, los ha tostado y molido con excelente e inmejorable calidad.


Al conversar sobre cualquier tema relacionado con el aromático, podemos conocer los orígenes de donde se cultiva el fruto en la región.
El, es coatepecano de nacimiento y ha pasado gran parte de su vida conociendo los secretos del café, experimentando las cualidades que del análisis y la valoración fueron aprovechadas para la comercialización, el consumo y el gusto por experimentar situaciones sensoriales, evocar sabores, recuerdos, comparar aspectos entrañables entre los asiduos amantes del sabor.


Es este un pequeño intento por reconocer su labor, siempre dispuesto a una charla amena y respetuosa, Avelino nos refiere la paciente difusión del producto agrícola por excelencia del fructífero rincón veracruzano.
Los detalles se darán en cada encuentro, en cada vivencia.


Como ambiente visual encontraremos un armario rebosante de cultura, de libros, de muñecos, de diversos tipos de cafeteras, material para realizar la catación, cuadros, pinturas, artesanía, un pequeño expendio donde encontraremos sorpresas sin buscarlas.