¿GOBIERNOS DE “MORENA” BUSCAN COLAPSAR A AYUNTAMIENTOS CERRANDO RELLENOS SANITARIOS?

Domingo 7 de abril de 2019.- Coincidentemente todos los ayuntamientos de la zona de la capital del estado entraron en una fase de crisis ante el sorpresivo cierre de rellenos sanitarios y tiraderos en donde se confinaba la basura de al menos 10 o 12 municipios de la región, pero, también coincidentemente, los municipios que son gobernados por “MORENA” solucionaron de inmediato el problema, mientras que los otros han sido abandonados a su suerte por parte del Gobierno Estatal.

La crisis, que bien podría ser provocada, ya afecta a estas alturas a los municipios de Coatepec, Banderilla, Tlalnelhuayocan, Acajete, Villa Aldama, entre otros, cuyos Gobiernos han sido impedidos de depositar su basura en los sitios de siempre.

Por ejemplo, a Coatepec, primero se le cerró su centro de transferencia en Puerto Rico cuando el agente municipal de La localidad de Las Lomas levantó a la población en contra de la operación del centro; a partir de ahí, con restricciones, se le permitió depositar las 80 toneladas diarias de desperdicios en el relleno del Tronconal, en Xalapa, pero ante el enfrentamiento que el presidente de la capital Hipólito Rodríguez tiene con la empresa Veolia, tomó por la fuerza el control del relleno y por el momento el único ayuntamiento, además de Xalapa, que está depositando la basura ahí es Emiliano Zapata, con la observación de que Xalapa y Emiliano Zapata ostentan un Gobierno emanado de MORENA; los demás municipios no tienen permitido acceder al Relleno.

A la par, los Gobiernos Federal y Estatal se han mantenidos reacios a ofrecer alternativas a los municipios afectados, obligándolos a tomar medidas fuera de todo contexto, como el llevar la basura hasta Medellín de Bravo, que es un trayecto de 150 kilómetros de distancia, al menos desde Xalapa.

Solo como ejemplo, el costo de lograr confinar una tonelada de desperdicios por parte del Gobierno de Coatepec, venía costando entre 350 y 400 pesos; hoy, ese costo se ha elevado entre los 700 y los 800 pesos por tonelada, esto es un incremento de casi el 100 por ciento.

La expectativa es que los recursos municipales se disminuyan considerablemente para obra e inversión pública, debido al elevadísimo costo que será poder confinar los desechos.