¿PREPARA PRI ESTATAL VERACRUZ MEGA FRAUDE EN SU PROCESO INTERNO?

Por Juan Osorio Flores

Xalapa, Ver.- Jueves 18 de Abril de 2019.- Son ya varias las inconsistencias que envuelven el proceso interno para elegir presidente del Comité Directivo Estatal en el PRI-Veracruz, lo que hace presumir a propios y extraños que hay ‘dados cargados’ en el proceso y que cualquier esfuerzo por democratizar aunque fuera un poco al Partido que está en plena decadencia, todo ello queda nulificado y se impondrán las viejas prácticas que en resumen no son otra cosa más que un fraude.

El último movimiento “raro”, por decir lo menos, en la preparación del día de la elección, es que en el distrito de Coatepec en donde hay 10 municipios, solamente en uno se considera hoy por hoy que es el bastión priista de la región y se trata de Ayahualulco, municipio que sumará 8 años de Gobierno priista consecutivo y que en cada proceso electoral abierto ha ido incrementando su votación.

Así pues en 2008 en Ayahualulco se obtuvieron 2 mil 800 votos a favor del PRI con lo que se ganó la alcaldía; en 2013 se vuelve a ganar con 3 mil 600 votos y en 2017 se repite la victoria con más de 4 mil votos efectivos e incuestionables. Un incremento claro, consistente y tangible.

¿Cuál es lo “raro” que envuelve el proceso?, que para Ayahualulco, el comité que organiza y prepara la elección del próximo líder estatal, NO COLOCARÁ CASILLA para que los militantes vayan y voten; los que quieran participar tendrán que salir de su municipio a Ixhuacán de los Reyes y allá emitir su voto.

En contraparte, en Coatepec, cabecera distrital y en donde la última elección municipal reportó apenas Mil 400 votos para el PRI, apenas la tercera parte de lo que emitió Ayahualulco, ahí sí se darán el lujo de colocar 2 casillas: una en la sede municipal que ha quedado en ruinas y abandono allá en la calle de Zaragoza casi esquina Terán y otra casilla más en Tuzamapan.

Las razones esgrimidas para esta pifia son tan técnicas, que ni los mismos militantes interesados las entienden, pero una cosa es cierta: no las creen y el fantasma de la desconfianza y sobre todo, de la idea de que más que en un proceso, en realidad se está en la preparación de un mega fraude en todo el estado; es la sensación que flota en el aire.